Con la tecnología de Blogger.

Una corte de alas y ruina

Una corte de alas y ruina
SARAH J. MAAS 

Feyre ha vuelto a la Corte Primavera decidida a desvelar las artimañas de Tamlin y las razones del rey que amenaza Prythian. Pero para hacerlo, tendrá que jugar al mortal juego del engaño… un solo paso en falso podría condenarla, no solo a ella sino a todo su mundo. La guerra se cierne sobre todos, y Feyre tendrá que elegir muy bien en quién confiar.
★★★★★★★★★
El cuadro era una mentira. 
Una brillante y bonita mentira, repleta de flores de color rosa pálido y gruesos rayos de sol. Lo había comenzado el día anterior, una imagen ociosa del jardín de rosas que aparecía más allá de las ventanas abiertas del estudio. A través del enredo de espinas y hojas satinadas, el verde más brillante de las colinas se extendía alejándose. 
Una incesante e implacable primavera. Si yo hubiera pintado esta visión del patio de la manera en que mi instinto me lo había urgido, habrían sido espinas que hieren la piel, flores que tapaban la luz del sol a cualquier planta más pequeña que ellas, y ondulantes colinas teñidas de rojo. 
Pero cada pincelada en el ancho lienzo estaba calculada. Cada toque y cada grito de colores mezclados significaban retratar no solo la primavera idílica, sino también una posición del sol. No muy feliz, pero con alegría, finalmente sanando los horrores que yo divulgaba con cuidado. 
Suponía que en las últimas semanas yo había elaborado mi conducta tan intrincadamente como una de esas pinturas. Supuse que si también hubiera elegido mostrarme como en verdad deseaba, me habría adornado con garras para desgarrar las carnes y manos que ahogaban la vida de los que entonces me acompañaban. Habría dejado los pasillos dorados manchados de rojo. 
Pero todavía no. 
Todavía no, me decía a mí misma con cada pincelada, con cada movimiento que había hecho estas semanas. La venganza rápida no le serviría a nadie, salvo a mi propia y furiosa rabia, y nada más.


★★★★★★★★★

Qué leo

La rosa y La daga
RENÉE AHDIEH / FICHA
Existe bajo el agua. 
Muévete despacio.
En una tierra desértica, cada nuevo amanecer cubre los secretos que se ocultan entre las dunas. Día tras día, una joven protege los suyos a costa de la lealtad de quienes confiaban en ella.
Cuenta historias.
Miente. 
No muy lejos de allí, un rey reconstruye lo irreparable y un chico recurre a la magia para desentrañar el enigma de un viejo castigo. Pero hay verdades que es arriesgado desvelar.
 Algunas están más seguras tras un candado y una llave...
He tenido que esperar mucho para poder ponerme con la segunda entrega de la bilogía de La ira y el amanecer de la autora Renée Ahdieh. Como muchos ya sabréis esta historia es un retelling de Las mil y una noche,  una historia que he recomendado muchas veces porque me encantó y sorprendió a partes iguales. Espero contaros pronto más cosas sobre el esperado desenlace, de momento, aunque llevo poco avanzado me está gustando mucho.

¿Contadme, ya lo habéis leído?
¡Os leo!

fotorreseña Este cuaderno es para mí

Este cuaderno es para mí
ELÍSABET BENAVENT / FICHA
★★★★
Elísabet Benavent, también conocida como @BetaCoqueta, ha dibujado, diseñado y pensado cada una de las páginas de este cuaderno. Una hoja de ruta vital, una bitácora que te enseña a valorarte y a quererte, un espacio de intimidad en el que escribir tus secretos.
Este cuaderno es para ti, aprovéchalo y disfruta.
 Querida Coqueta:

Dicen que hay años determinantes en la vida. Supongo que, de alguna forma, es verdad. Como el final de la adolescencia, cuando empiezas a vislumbrar lo que es la vida en realidad, o los años de las primeras decisiones adultas. Quizá también los primeros 365 días de un amor que dura mucho más. Sin embargo, aunque hay años que brillan especialmente en el currículo de nuestra vida, creo que todos son rotundos y concluyentes. En todos nos encontramos con retos que creemos que no alcanzaremos, con cuestas empinadas y no precisamente de enero, o sí,también, con alegrías conmensurables, con dramas rutinarios y con caídas de las que te dejan mucho más que las rodillas magulladas.


Cada año es un desafío, aunque lo que quede por conseguir pueda parecer nimio para otros. De ahí los propósitos del año, las asignaturas pendientes, las ¨las operaciones especiales¨ como la odiosa ¨operación bikini¨ y otros títulos, como los que intentamos aunar todo lo que sentimos que arrastramos sin solución desde el pasado.

¿Sabes lo mejor de este cuaderno?

Que no caduca y que, justo cuando lo terminas, cuando has rellenado, pintado, recortado y pegado en sus páginas, justo cuando hasta los márgenes tienen pequeñas notas y solo queda que escribas en el lomo, es cuando cobra más sentido y es útil. Porque lo guardas pero no muy lejos, para poder recordarte a menudo quién eres, cuáles fueron, son y serán tus retos y tu forma de enfrentarte a ellos, qué (y quién) compone tu mundo y merece la pena, y en qué invertir tu tiempo para aprovecharlo al máximo. La utilidad es, al final, ser más feliz.


A partir de ahora es todo tuyo. Me tomé la libertad de adjuntar algunas páginas de mi propio cuaderno para compartirlas contigo, pero este se llenará solamente con tus viajes. No temas dibujar o colorear. Esto es para ti. Es tuyo. Y tú mandas.

Nos pasamos la vida haciéndonos preguntas...

Algunas prosaicas, otras rutinarias y unas cuantas trascendentes. Pero, confesémoslo..., empleamos más tiempo en las primeras y en las segundas que en las profundas. No hablo de alzar la vista al cielo y preguntarnos que es el ser humano o cuál es el motivo de la vida. Mirémonos un poquito hacía dentro, porque en la era del selfie, del yo y del individualismo, a veces nos cuesta preguntarnos a nosotros mismos quiénes somos.

¿Y quiénes somos?

¿De qué estamos hechos? La pregunta obvia es que somo seres vivos y estamos compuestos de huesos, músculos, sangre, terminaciones nerviosas... Pero hay más. Siempre he creído que el "Yo" se compone de tantas piezas pequeñas que es complicado identificarlas todas y poder localizarlas. Somos muchas cosas a la vez, y en esa complejidad se encuentra la magia del ser, ¿no? Somos nuestras rutinas, asuntos que nos ponen tristes, los que nos hacen felices, nuestros pequeños tesoros, nuestra gente, las películas que se quedan grabadas en nuestra memoria, los placeres culpables a los que nos entregamos cuando nadie nos ve.

Elísabet Benavent se embarca en un nuevo proyecto que se aleja mucho de lo que nos tiene acostumbrados, en esta ocasión nos regala este cuaderno personalizado pensado para dejar en él nuestras experiencias, viajes, reuniones familiares, agobios, retos, proyectos y así un largo etc. Este cuaderno es para mí, lleva consigo el inconfundible sello de la autora, de ahí que sea una creación suya, ella ha sido la encargada de diseñar y crear cada rincón de este original diario lleno de mensajes positivos y en el que la propia autora comparte parte de sus vivencias personales. 

Yo nací para ser feliz, no perfecta